Categoríaa CULTURA

El Jincho: “El 80% de los raperos son unos fantasmas”

PlayGround
19 junio, 2020 10:12 am

“Señor agente, yo soy cantante no delincuente”, rapea orgulloso El Jincho de Orcasitas. Sus años en la cárcel han quedado atrás. De esa época ya solo quedan las historias, algunas psicopatadas, y su nombre, que significa malo y sucio en argot madrileño. A los trece años dejó de estudiar para traer dinero a casa y cometió su primer atraco con una pistola de bolitas. Robó 7.000 euros en una panadería de su barrio y, desde ese momento, coleccionó una buena lista de antecedentes penales que le llevaron a pasar cuatro años en la cárcel. Hasta que un buen día, la música lo salvó. “La música me buscó mi hermano, porque yo quería ser futbolista, pero me rompí la pierna y empecé a jugar al baloncesto. Luego ya conocí a los delincuentes y empecé a hacer rap y dije, c***, el rap se me da bien, voy a dedicarme a esto”, le explica a Lil Moss en el cuarto episodio de El Plug.

A El Jincho no le avergüenza su pasado, pero le enorgullece decir que ya no necesita robar para vivir. Ahora es rapero y tiene 400.000 seguidores en Instagram. Lo que en la vida real se traduce en que lo paren por la calle, lo inviten a cigarros y ligue cuatro veces más que cuando no lo era. “Los raperos si no fueran raperos no ligarían, la mayoría lo hacen gracias a la fama porque el 80% son unos fantasmas”, bromea. El Jincho cae bien. Su boca solo sabe escupir verdad. Sus rimas incendiarias hablan de la vida en la calle, sin romantizar, y acribillan a la policía y a los raperos de clase media que fingen ser lo que nunca han sido. “Soy humilde, real y estoy un poco loco. Vas a encontrar mucha originalidad en el Jincho, también vas a encontrar mucha psicopatada porque soy un artista polémico, controversial, porque yo digo cosas que no todo el mundo se atreve a decir”.

¿Cuáles son tus referentes musicales?, le pregunta Lil Moss. “Yo he escuchado mucha música, mi padre me ponía Camela, yo no soy como el rapero que se caga en Alejandro Sanz, mentira, a mí Alejandro Sanz me gusta pila”. Sobre el rap, El Jincho busca desesperadamente la verdad en cualquier rima y le chirría que un hijo de papá escriba letras sobre drogas y delincuencia. “En España hay más estudiantes que delincuentes, por eso los raperos de España no son pobres, son de clase media. Puede que haya muchos raperos reales, pero para mí Lopes es el verdadero”, sentencia. Porque a pesar de la fachada de tipo duro, El Jincho, cuando quiere, también sabe usar buenas palabras.

Incluso con el policía que entró, de repente, en el plató de El Plug. “Hay policías correctos, yo conozco algunos que me han ayudado y han demostrado mi inocencia”, le explica al policía con serenidad, “pero el poder corrompe hasta el ser humano más noble. A mi madre no tenían por qué humillarla cuando venía a visitarme a la cárcel y a mí no tenían por qué pegarme. El abuso policial no va a arreglarse”. ¿Tienes algo de policía dentro de ti?, le pregunta Lil Moss para suavizar la tensión. “De policía no tengo nada, pero para investigar cosas soy un psicópata. Si a mi mujer la veo haciendo algo un poco raro lo investigó rápidamente”. “Real”, añade, como casi al final de todas sus frases. Porque en el mundo de El Jincho, ser real vale más que todo el oro del mundo.

Compartir