Categoríaa NEWS

Argentina flexibiliza su cuarentena, mientras la pandemia se agudiza en el resto de Latinoamérica

PlayGround
12 junio, 2020 6:26 pm

La cuarentena estricta parece haber dado buenos resultados en Argentina: actualmente el país presenta uno de los promedios más bajos de casos confirmados y de fallecidos en toda la región.

A pesar de haberse ganado los titulares de “la cuarentena más larga del mundo”, la realidad es que la mayoría del país ya empezó sus procesos de reapertura. Actualmente, el foco de la pandemia se desarrolla en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), es decir, en la ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense.

En el resto del país ya se está armando una nueva normalidad, de hecho en la provincia de Catamarca nunca hubo ni un solo caso positivo en todo este tiempo.

El gobierno argentino definió cinco fases de para la cuarentena. En la mayoría de los distritos de la Argentina ya se encuentran en la fase 4 (reapertura progresiva) e incluso hay distritos que ya entraron en la fase 5 (nueva normalidad con cuidados higiénicos y sanitarios).

En casi todo el país se está llevando adelante un «distanciamiento social preventivo», es decir, que ya se pueden hacer la mayoría de las actividades, pero con un distanciamiento social. Por ejemplo, ya están permitidas las reuniones familiares de hasta 10 personas y la libre circulación.

Así, la vida típica de la mayoría del país, que incluye la pasta de los domingos con la abuela, empieza a volver a la normalidad. Con un poco de alcohol en gel en el medio, claro. Si se deja de lado a la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, la actividad económica en el resto del país implicará la movilidad del 75% de la población.

Según detalló Alberto Fernández, presidente de la Argentina, en su último anuncio, en estas provincias que ya no tienen aislamiento obligatorio «las personas pueden circular, trabajar y realizar sus actividades siempre que guarden la distancia de dos metros y todas las actividades que reabran deben reorganizarse para cumplir este distanciamiento”.

Para que esto se mantenga en casi todo el país, cada provincia tiene que garantizar que el sistema de salud local pueda dar respuesta a la demanda sanitaria. Además, en esas áreas no puede haber transmisión comunitaria de virus y la duplicación de casos no debe producirse antes de los 15 días.

Un buen ejemplo de esta “nueva normalidad” es la provincia de La Pampa. En ese lugar  ya se habilitaron las casas de comidas, los food trucks, restaurantes, bares, cervecerías, cafeterías, heladerías, confiterías, gimnasios y bibliotecas: todos espacios habilitados con distanciamiento social. En otros casos, como el de Jujuy, los gobiernos provinciales ya están diseñando una reapertura del turismo local.

A comienzos de junio Nicolás Trotta, el ministro de Educación de la Nación, brindó una entrevista en la cual aclaró que esperan que estos distritos que estén en fase 5 se están diseñando distintos protocolos para que puedan volver las clases. Así, a partir de agosto, una vez que finalicen las vacaciones de invierno, “se podría producir un retorno masivo a las aulas”, según indicó el funcionario.

Únicamente quedaron en aislamiento obligatorio los 40 municipios que comprenden el AMBA, la ciudad de Córdoba y su aglomerado urbano, los departamentos rionegrinos de Bariloche y General Roca, la ciudad chubutense de Trelew, y un distrito de la provincia de Chaco.

El contraste con Latinoamérica

Mientras Argentina camina hacia la nueva normalidad, el resto de Latinoamérica es motivo de preocupación para la Organización Mundial de la Salud.

«Más de 100 mil casos se reportaron en nueve días de los últimos diez. Ayer, más de 136 mil casos fueron reportados. Es la cifra más alta en un único día. Casi el 75% de los casos de ayer vinieron de diez países, la mayoría en las Américas y el sudeste asiático», declaró esta semana el director del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Al norte de la Latinoamérica, México aún está por llegar al pico máximo de contagios y ya ha registrado más de 15 mil muertes por Covid; al sur, Brasil, uno de los vecinos de Argentina, está en segundo lugar de casos, con más de 800 mil, y rebasa los 40 mil fallecimientos.

Compartir