Categoríaa NEWS

Una chica karateca golpeó a sus acosadores y la policía quiso enjuiciarla

PlayGround
24 septiembre, 2020 9:19 pm

Gulsánam Alizhónova, una joven atleta de 23 años, estuvo a punto de ser llevada a juicio por defenderse de dos acosadores que la hostigaban por vestir shorts.

Su cruzada con la justicia empezó el 25 de junio. Ella acompañaba a su cuñada, quien iba a viajar con su hijo de 10 meses hasta Andiján, una localidad de Uzbekistán, en Asia Central. Estaban en la calle hablando con el taxista que les iba a llevar, cuando llegó un auto con dos hombres. Uno bajó del coche y empezó a reírse de ella porque tenía una camiseta y pantalones cortos.

Una parte de la población de Uzbekistán practica el Islam. A pesar de que no está prohibido que las chicas usen shorts, no todas las personas de esa comunidad se lo toman para bien.

Alizhónova no se quedó en silencio y le contestó al hombre que la insultaba por cómo estaba vestida. Él sujeto continuó insultándola mientras se iba en el auto, pero ella decidió seguir el vehículo y, cuando lo alcanzó, exigió explicaciones a quienes lo hostigaron.

Sin embargo, no hubo una respuesta muy pacífica… y las dos personas se bajaron para golpearla. Gulsánam —quien practica box, karate y taekwondo— se defendió y terminó ganando en la pelea.

La pelea de Gulsánam Alizhónova que se hizo viral

Los detalles de la pelea se conocieron porque el video de lo que pasó comenzó a circular en redes sociales a principios de septiembre. “Mi cuñada grabó el incidente con el teléfono. El taxista pidió que se lo pasásemos como prueba al móvil de su sobrino. Así saltó a la red”, explicó la joven, según publicó el medio La Vanguardia.

Paradójicamente, la policía de Uzbekistán anunció el 8 de septiembre que había identificado a la mujer del video y la denunció ante la justicia. Según la policía, ella golpeó a los hombres «sin motivos» y que eso es «una actividad criminal». Si hubiera sido condenada como culpable, le podría haber costado de tres a cinco años de prisión. O bien, hubiera sido puesta en libertad condicional.

Apenas empezó a circular el video, se hizo una campaña en redes para apoyar a la joven de 23 años.

A las muestras de apoyo se unió Saída Mirziyóyeva, hija mayor del presidente del país, Shavkat Mirziyóyev. La hija del mandatario dirige una ONG para promover la libertad de expresión. “Me duele ver que la máquina de la justicia funciona de inmediato y muestra todo su poder y toda su fuerza contra las mujeres y los periodistas. Pero a menudo fracasa al actuar contra los hombres y los funcionarios”, escribió en su Facebook.

La presión de la sociedad a través de las redes tuvo su efecto y la policía retiró los cargos contra Gulsánam Alizhónova, quien este año también ha dedicado tiempo para participar como voluntaria en la lucha contra el nuevo coronavirus en su país.

Gulsánam Alizhónova, se dedica a los deportes de contacto:  boxeo, karate y, en los últimos años, taekwondo. Con éste último deporte consiguió varias medallas en el campeonato nacional y ganó el torneo Open de Namangán. Meses antes de la pelea contra los acosadores participó en una competición internacional en Turquía.

Ilustración de portada: Adán Vega

Compartir