Categoríaa NEWSVIDA

Las mujeres mexicanas aún no serán libres de abortar: la suprema corte del país descartó un nuevo proyecto

PlayGround
30 julio, 2020 1:13 am

El sueño de contar con aborto legal, seguro y gratuito en México sigue encontrando trabas en las salas judiciales del país.

Este miércoles, la suprema corte —el órgano más importante de justicia— rechazó con cuatro votos contra uno que el congreso de Veracruz reforme su código penal para que la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) no sea ilegal en ese Estado. Veracruz cuenta con algunas de las restricciones más severas en este ámbito.

Si el resultado hubiera sido a favor, se hubiera allanado el camino para despenalizar el aborto en todo el país. Esto se debe a que el proyecto señalaba que, penalizando la IVE, México está incumpliendo con los tratados internacionales de los que es parte. Un ejemplo es la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw).

Por lo tanto, si la suprema corte aprobaba el proyecto hoy en Veracruz, sentaría un precedente para el resto de estados donde el aborto sigue siendo ilegal.

“Los congresos están obligados a proteger a las mujeres y ese debe de ser su criterio y su parámetro. Y eso lo cuestionaron. Y hablaron de la soberanía de los Estados, aunque estos poderes violen los derechos de las mujeres»

¿Por qué surgió este proyecto de aborto legal en Veracruz?

Para entender lo ocurrido, viajamos a 2016. Ese año, organizaciones sociales exigieron declarar una alerta de violencia de género para garantizar aborto seguro y legal cuando las mujeres son víctimas de violación.

Más del 90% del personal sanitario se declaró objetor de conciencia en los 400 casos registrados por las organizaciones —la mayoría mujeres menores de edad— y no permitía el acceso a esta práctica.

Estas organizaciones exigían reformar tres artículos del código penal, lo que implicaría, entre otros, que se despenalizara el aborto en las 12 primeras semanas de embarazo.

En 2017, se decretó la alerta de violencia de género, pero no se avanzó con la reforma legal, según las mismas organizaciones. Esta presunta omisión legislativa dio lugar a que interpusieran el amparo que hoy se discutió en la suprema corte.

«La corte no resolvió nuestro amparo: lo retornó»

El motivo que compartieron quienes hoy rechazaron el proyecto de reforma fue de “forma” —si había habido omisión legislativa— y no de “fondo” —garantizar la protección de las mujeres.

“Nos dejaron en estado de indefensión, porque la corte no resolvió nuestro amparo, más bien lo volvió a retornar […] No escuchamos hablar sobre el tema de la salud reproductiva, de la falta de acceso a los servicios de aborto legal”, manifestó el Observatorio del Feminicidio a El País.

“Los congresos están obligados a proteger a las mujeres y ese debe de ser su criterio y su parámetro. Y eso lo cuestionaron. Y hablaron de la soberanía de los Estados, aunque estos poderes violen los derechos de las mujeres”, continuó.

Por su parte, GIRE, organización en favor de los derechos reproductivos de las mujeres, dio una mirada más positiva: “[Este resultado] no quiere decir que la corte esté en contra del aborto”.

El aborto en México

En México, el aborto es legal en la capital y en el Estado de Oaxaca, aunque existe la ley de objeción de conciencia. En el resto del país, sólo se reconoce el derecho al aborto en casos de violación, peligro de muerte para la madre o malformación del feto.

Si no se dan estas razones, la pena puede ser de seis meses a cuatro años de prisión para quien aborte, y hasta dos años para quien efectúe el aborto con consentimiento de la embarazada.

Además, la constitución contempla “proteger la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural”, lo que puede socavar el derecho a abortar bajo esas condiciones; los profesionales de la salud pueden argumentar que no existen garantías legales para practicar un aborto.

Te invitamos a ver ‘Caso Real: aborté clandestinamente porque en mi país es ilegal’, una producción de PlayGround sobre la historia de una veracruzana que con 19 años tuvo que abortar en una clínica ilegítima mediante prácticas no reguladas.

Compartir