Categoríaa NEWS

¿Qué es y qué persigue el movimiento ‘Boogaloo’?

PlayGround
12 junio, 2020 2:17 pm

Camisas hawaiianas (a veces combinadas con prendas militares), un nombre sacado de una peli de los 80 y rifles de asalto. Esas son las claves estéticas de los ‘boogaloo boys’ (nada que ver con el género musical), el movimiento extremista que más atención mediática está ganando en los últimos días por su participación —o infiltración— en las protestas desatadas después del asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis.

Grupos de personas asociadas a ese movimiento, de posturas afines al supremacismo blanco, se han podido ver en las últimas semanas, fuertemente armados, recorriendo las calles de las ciudades que han acogido marchas a favor de la causa Black Lives Matter. ¿Por qué?

Aceleracionistas que sueñan con ‘secuelas violentas

‘Boogaloo’ nació como movimientos alrededor de un subforo de 4chan. Concretamente en el subforo /k/, un espacio en el que los usuarios discuten y hablan sobre armas de fuego. El término boogaloo alude a la película de culto de 1984, Breakin ‘2: Electric Boogaloo, una secuela fallida de uno de los films sobre breakdance más populares de la época. A los ‘boogaloo boys’ no les interesa para nada la cultura del Bboying. Su nombre alude a la “secuela” a la que aspiran: la anticipación de una segunda Guerra Civil Americana, a la que se suelen referir popularmente como “Civil War 2: Electric Boogaloo” o simplemente el “boogaloo”.

Los simpatizantes de este movimiento generalmente se identifican como una milicia ciudadana libertaria. Creen en acciones antigubernamentales violentas con el objetivo de iniciar una segunda guerra civil estadounidense. La ideología específica de cada grupo varía, y las opiniones sobre algunos temas como la raza difieren ampliamente. Algunos bogaloo bois son supremacistas blancos (se dice que los de mayor edad) o grupos afines a ideas neonazis que creen que los disturbios inminentes desembocarán en una guerra racial. Otros grupos, sin embargo, condenan el racismo y la supremacía blanca.

En lo que es seguro que coinciden es en el hecho de aspirar a desestabilizar las estructuras de poder —es un movimiento claramente antigubernamental— a través de la violencia. Lo de cómo gestionarlo luego no lo tienen tan claro. Por eso no es extraño verles armados con sus rifles de asalto en cualquier manifestación.

Según un documento publicado por el Network Contagion Research Institute, un grupo de investigadores dedicados monitorear el discurso de odio y la desinformación en Internet, la ideología boogaloo se autoorganiza en las comunidades de redes sociales, cuenta con decenas de miles de usuarios y con canales bien desarrollados para distribuir propaganda violenta.

La semana pasada se anunciaron cargos contra 3 presuntos miembros del movimiento Boogaloo con vínculos militares, acusados de conspirar para iniciar violencia en las protestas que tuvieron lugar tras el asesinato de Floyd. En muchas otras ciudades se han visto sus camisas y sus armas entre los manifestantes pro-BLM. ¿Cuál es su objetivo? ¿Genuina preocupación por el racismo institucional o simple excusa para desatar la violencia?

En ls foros que usan los boogaloo boys se pueden leer versiones diversas. Algunos miembros de grupos de boogaloo afirman haber asistido a las protestas para brindar protección” a los manifestantes ante la posibilidad de que los Estados o el Gobierno federal recurrieran a excesos autoritarios (por ejemplo, haber mandado al ejército a suprimer las protestas), o para proteger las tiendas de posibles saqueos. Las publicaciones de algunos grupos animaban a saquear las estaciones de policía y prender fuego a edificios del gobierno. Otros solo buscaban elevar la tensión con la ilusión de desatar esa guerra civil a la que aspiran.

El 30 de mayo, tres hombres que se identificaron como miembros del movimiento boogaloo fueron arrestados por cargos de terrorismo en Las Vegas, Nevada. Los hombres, que habían estado conspirando desde abril para bombardear una subestación eléctrica, habían decidido aprovechar las protestas en respuesta al asesinato de George Floyd como marco para su intento de desencadenar una situación de confrontación social violenta.

Compartir